La Gruta, el sabor de los restaurantes de antes

  Dos kilos de chuletas a la brasa, patatas fritas con pimientos de padrón, dos buenas ensaladas, un plato con queso y fiambre, pan tostado y ajoaceite.  Aquí no hay medias tintas. A la Gruta se viene a comer y uno sale de allí con el estómago lleno y la sensación de haber viajado en…

Anuncio publicitario