El sabor del verano en Saiti

  Saiti me gusta tanto y me provoca sensaciones tan buenas que nueve meses después de la primera vez que cené allí, nació mi hijo. Así que, el mocoso de dos años que me hace pasar sueño a cambio de felicidad absoluta es un poco culpa de la cocina de Saiti. Vuelvo después de un…

Pasión e imaginación en Karak

Hay talentos que permanecen ocultos hasta que un día eclosionan desplegando todo su potencial y provocando muchas alegrías entre los que hemos tenido la suerte de vivirlo. También en el panorama gastronómico. Es el caso de Rakel Cernicharo, cocinera, propietaria y alma de Karak, un restaurante que aunque sean asiduos del barrio de El Carmen,…

Picsa, pizzas argentinas rebuenas

  La pizza es probablemente el plato más maltratado a lo largo de la historia universal de la gastronomía moderna. Una receta tan aparentemente sencilla, tanto en sus ingredientes como en su elaboración (masa, tomate, queso y a hornear), ha sido castigada hasta límites insospechados por las empresas de congelados primero, las casas de comida rápida después…

Samsha, esto no es un restaurante

A Samsha uno no va a comer. Al menos no solo a comer. Porque Samsha no es un restaurante, sino un espectáculo gastronómico y así insiste en calificarlo Víctor Rodrigo, el creador/cocinero de esta experiencia en la que además del gusto, juegan un papel importante el resto de sentidos que participan. Vista, oído, olfato y…

La Salita, viajar a través de lo que dicen los platos

Siempre me pasa. Supongo que eso es bueno. Igual que cuando te subes a un escenario o vas a hablar en público ante la gente, te sale ese nervio de dentro del estómago, que te recuerda que estás vivo y que no eres una máquina robotizada que vive a golpe de tuits y fotos con el filtro Valencia. Siempre me pasa, digo, cuando entro a un restaurante de los buenos, de los que hablan todos. Porque siento que voy a vivir algo bonito y me emociono previamente, supongo. Y con La Salita me ha vuelto a pasar.