Tecolotes, mejicano para quitarse el gusanillo

Siempre ando en busca del restaurante mejicano perfecto. Me apasiona esa gastronomía del otro lado del Atlántico desde que años atrás descubriera su sabor en La Mordida, un restaurante que llegó a tener dos locales en Valencia, ambos cerrados hace más de una década.  Solo en Madrid he encontrado un establecimiento que satisfaga mi ansia por esta gastronomía, La taquería del Alamillo y ello después de haber probado al menos media docena de mejicanos más, todos mediocres.

Me hablan de un local abierto recientemente en la calle Sueca, Los Tecolotes. Acudo rauda a probarlo, con pocas expectativas, por si acaso, pero con ganas de por fin encontrar un local que consiga hacer arder mi paladar a ritmo de ranchera. Después de ir dos veces, el resultado es el que esperaba: regulero.

La primera vez me pareció mejor, quizás por la novedad y por qué era un día entre semana y las raciones fueron algo más abundantes, la segunda, un viernes noche, me pareció más del montón. Aun así, he de decir que no está del todo mal. Es barato y al menos te quita el gusanillo.

El guacamole está bien conseguido, aunque la segunda vez que estuvimos la ración era algo ridícula y tuvimos que pelearnos por rebañar el plato. Con los nachos con queso nos pasó lo mismo. Buenos y crujientes pero con poca chicha alrededor. Una pena. La carta, además de los entrantes, se divide en tacos, quesadillas y segundos.  Cada taco cuesta dos euros, también las quesadillas, aunque de estas últimas tienes que pedir un mínimo de cuatro. Tras probar la roja,  recomiendo las de salsa verde.

En cuanto a los tacos, hay para todos los gustos, con o sin carne, más o menos picantes, con más o menos verduras. Elijan el que prefieran. Son pequeños pero si piden enchiladas y algún entrante tendrán bastante con dos. La masa de la torta que los envuelve se acerca a la tradicional y el relleno no está mal del todo. Acompáñenlo con una cerveza Negra Modelo o una Pacífico y absténganse de pedir el único vino que tienen. Terminen con un Margarita o un chupito de tequila reposado. No cenarán de lujo, pero tampoco saldrán renegando de la patria de la gran Chavela Vargas. Y no tengan miedo por el picante. Ningún plato pica, aunque digan lo contrario. 

Para ir con: amigos en algún cumpleaños (al cantar el cumpleaños feliz, saldrá una camarero, tapará los ojos al cumpleañero y le obligará a tomarse un chupito de tequila rebajado), con la gente de la empresa (tiene una sala privada para poder cantar narcocorridos a pleno pulmón si alguno se pasa con el tequila).

Nota media: 5,5

c/Sueca 51

Telf. 960 01 17 94

Anuncios

2 comentarios en “Tecolotes, mejicano para quitarse el gusanillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s