Appetite, grandes expectativas, decepcionante resultado

Las expectativas provocan en la vida grandes alegrías o inmensas decepciones. Es imposible apartarlas de nosotros porque van unidas a la naturaleza humana. No importa a lo que vayan asociadas: a un trabajo, a una fiesta, a una película o un libro, a una persona o como en este caso, a un restaurante. Las malditas expectativas tanto derrumban mitos como engrandecen lo inesperado.

Buscábamos algún local algo especial para celebrar mis 33 primaveras pero un sábado noche, sin reserva, sabíamos que no sería fácil. Askua, el primer local al que llamamos estaba completo así que recordé un restaurante en Ruzafa al que le tenía ganas desde hace tiempo, Appetite.  Nos guardaron la última mesa que les quedaba. En ese momento pensé que habíamos tenido suerte. Me equivocaba.

El local estaba a tope y el ruido prácticamente nos impedía hablar. La mesa en la que nos sentamos se ubicaba en un rinconcito entre la puerta y la barra. Había poco espacio y sobre mi cabeza descansaban las copas usadas del resto de comensales. No deberían haber apurado tanto el espacio, sobre todo en un establecimiento en el que esperas comer bien y por un precio que se va exceder por encima de la media.

Appetite trabaja sobre un menú cerrado y personalizado. Eliges entre el de seis u ocho platos. Te preguntan si hay algún alimento que no comas o que no te guste y sobre tus preferencias, empiezan a sacar.  Nosotros elegimos el de seis y sustituimos uno de los platos por una langosta (con un extra de 6 euros), que nos fue presentada vivita y coleando por uno de los mejores camareros con los que me he cruzado desde hace tiempo. El servicio es lo mejor que tiene el restaurante. Todos sus camareros son simpatiquísimos y están atentos al más mínimo detalle. Lástima que todo lo demás fallara.

Comenzamos por dos hamburguesitas con queso azul y cebolla caramelizada. Estaban correctas, pero su presentación quedaba un poco pobre, parecían sacadas de un cumpleaños infantil. Seguimos con wonton de cerdo y gambas con salsa de vinagre dulce y chili. La pasta del wonton estaba demasiado hecha, el plato estaba soso y el sabor no era nada del otro mundo. El tercero de los entrantes fueron almejas con algas wakabe y wasabi y acompañadas por habitas. Casi todas las almejas se habían desprendido de su caparazón y nadaban en la salsa, que tampoco me resultó nada sabrosa mientras que las habitas que le acompañaban estaba un poco duras. A continuación llegó el bogavante, cuya presentación, esta vez sí, te entraba por los ojos, pero de nuevo la salsa al estilo oriental con un toque dulce no le acompañaba. El crustáceo en sí estaba correcto, bien cocinado, aunque este hermano de la langosta siempre me ha parecido un poco insulso. Llegó el plato principal, un cordero al estilo griego con tzatziki. El cordero estaba correcto, pero le aparté la salsa griega porque no son dos sabores que creo que casen bien en el paladar. La carne iba acompañada con unas patatas que sin estar del todo secas, se les había pasado de cocción.

En lugar de pedir una botella de vino, decidimos tomar copas y el camarero simpático nos fue aconsejando con acierto primero un vino blanco de Alsacia y luego un albariño, ambos muy ricos. Terminamos con un tinto, yo con una copa de Enrique Mendoza, que me supo demasiado fuerte.  El postre fue una tarta de queso con frutos del bosque, que como el resto de la cena, estaba bien, pero no sobresaliente, ni siquiera notable. Para acabar pedimos también un cóctel que se inventó el camarero con ginebra, pacharán y hierbabuena, una buena despedida para una cena bastante mediocre y más teniendo en cuenta el precio, 50 euros por barba. Una pena, porque las expectativas eran altas y el resultado, un gran desengaño.

Como diría mi padre, debut y despedida.

Nota media: 3,5

Precio medio: 40-50  €

http://appetite.es/main/page_espaol_inicio.html

c/Pintor Salvador Abril 6 y 7

Telf. 961 105 660

Anuncios

2 comentarios en “Appetite, grandes expectativas, decepcionante resultado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s