La Salita, viajar a través de lo que dicen los platos

Siempre me pasa. Supongo que eso es bueno. Igual que cuando te subes a un escenario o vas a hablar en público ante la gente, te sale ese nervio de dentro del estómago, que te recuerda que estás vivo y que no eres una máquina robotizada que vive a golpe de tuits y fotos con el filtro Valencia. Siempre me pasa, digo, cuando entro a un restaurante de los buenos, de los que hablan todos. Porque siento que voy a vivir algo bonito y me emociono previamente, supongo. Y con La Salita me ha vuelto a pasar.

Casa Ru, el chino más “auténtico” de Ruzafa

  En ocasiones tendemos a confundir la autenticidad con el tufillo mediocre que emanan ciertos lugares, especialmente cuando salimos fuera de España. Hace años viajaba por Marruecos con una amiga. A la hora de comer, se empeñaba en alejarnos de las rutas turísticas y buscar la esencia del país en los locales más mugrientos de…

La Tasqueta del Mercat, el disfrute de lo sencillo

  No siempre es necesario cenar en uno de esos locales de renombre que ofrecen en su carta texturas inverosímiles y deconstrucciones de sabores a cargo de chefs galardonados con soles y estrellas. A veces, sales de trabajar, has tenido un mal día y solo te apetece encontrar un rincón tranquilo donde tomarte unas cervezas con…

Comer y beber en Escocia

En Escocia se bebe mejor de lo que se come. Allí se va a contemplar la inmensidad de las montañas y a sentir el vértigo de los precipicios que se incrustan en el Océano Atlántico y el mar del Norte, se va a recorrer sus castillos y conocer a sus fantasmas, a visitar la bulliciosa…